Gasolineras desatendidas, pros y contras en España

Gasolineras desatendidas, pros y contras en España

Las llamadas gasolineras desatendidas se empezaron a introducir en España durante la pasada década, con un éxito dispar. En las principales áreas metropolitanas del país (Madrid, Barcelona y Valencia) ya suponen más del 20 % del total de las estaciones de servicio, mientras que en el cómputo global suman un 5 %.

Otro modo de denominarlas es el de gasolineras low cost, porque se han hecho estudios que demuestran que, de media, se ofrecen unos precios más económicos, de entre el 1 y el 3 % del total, dependiendo del combustible. Hay que indicar que en países como Austria, el descuento medio llega al 7 % y, en todos los casos que se han estudiado, el combustible es más barato que en las gasolineras atendidas.  Si quieres tener el precio de la gasolina en tiempo real de todas las gasolineras de España, te puede descargar GASPORT desde GOOGLE PLAY o desde APPLE STORE.

Sin embargo, el hecho de carecer de servicio atendido ha suscitado polémica y son varias las Comunidades Autónomas que han puesto barreras de entrada a su instalación, prohibiéndolas o imponiendo condiciones de difícil cumplimento. Concretamente, en Navarra, Asturias, Madrid, Illes Balears, Región de Murcia, Comunidad Valenciana, Aragón, Andalucía y Castilla-La Mancha.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó un informe en agosto de 2016, avalando la existencia de esta modalidad de servicio y solicitando que se den facilidades para la apertura de estaciones de servicio y la eliminación de las barreras de entrada que imponen algunas Comunidades Autónomas. Los principales argumentos son que este servicio mejora la competencia en el sector y no supone un problema para la seguridad del cliente.

También tenemos que indicar que asociaciones de consumidores y sindicatos han criticado este pronunciamiento, aduciendo diversos perjuicios derivados de la extensión de este modelo de negocio. Básicamente, se critica la destrucción de puestos de trabajo y la falta de seguridad para el consumidor.

En este artículo, se hace un balance de las ventajas e inconvenientes de la instalación de estas gasolineras.

Ventajas de las gasolineras desatendidas

El primer motivo que se defiende para la extensión de estas estaciones de servicio es el precio de la gasolina, que es más barato que en las gasolineras atendidas y, hasta la fecha, no hay ningún estudio que demuestre que en los países donde está extendido este modelo de negocio se pague más en comparación.

En segundo lugar, las gasolineras baratas tienen un coste de mano de obra menor y pueden ofrecer su servicio las 24 horas del día, facilitando la vida al conductor, y en los núcleos rurales que, de otra forma, tendrían más problemas de competitividad. En pueblos pequeños, la mano de obra puede ser la que determine la rentabilidad o no de un negocio.

En tercer lugar, existen precedentes desde hace muchos años en España del éxito de este modelo de negocio; el ejemplo está en el funcionamiento de las cooperativas agrarias, pues muchas cuentan con servicios de repostaje de combustible automatizado y que han extendido el servicio a los no socios, sin ningún tipo de problema para el consumidor.

Además, el combustible que se ofrece en las gasolineras baratas es el mismo que hay en las gasolineras atendidas. Por lo tanto, no hay una merma en la calidad del producto. De hecho, los grandes distribuidores de combustible venden indistintamente el mismo producto a gasolineras atendidas que a las automatizadas.

Inconvenientes de las gasolineras desatendidas

El primer inconveniente que se plantea es la merma en derechos del consumidor, en especial en el caso de personas con diversidad funcional. Sin embargo, conviene recordar que en Suecia, país que se caracteriza por su avanzada política de integración social, más del 65 % de las gasolineras están automatizadas y adaptadas a las necesidades de este colectivo. En este caso, se atiende a la perspectiva de la persona como consumidor y trabajador.

En segundo lugar, se plantea que este modelo de negocio contribuye a destruir puestos de trabajo, aunque lo cierto es que, en la mayoría de los casos, sigue habiendo una persona en plantilla para cobrar y realizar labores de mantenimiento, además del hecho de que muchas compañías ofrecen atención telefónica las 24 horas para resolver incidencias.

Finalmente, se aduce la falta de seguridad en las gasolineras low cost, pero lo cierto es que solo el 8 % de los accidentes en estaciones de servicio se da durante el repostaje, por lo que este no es un factor determinante y el servicio atendido puede generar problemas similares cuando el trabajador ha de servir simultáneamente a varios clientes.
​Conclusión

Aunque en España este negocio se circunscribe, sobre todo, a las áreas metropolitanas, la tendencia en los próximos años va a ser la de ver cómo, cada vez más, las gasolineras desatendidas pasan a ser parte de la vida cotidiana de la mayoría de la población. Las múltiples ventajas que ofrece para el cliente la convierten en una alternativa interesante para ahorrar unos céntimos por litro accediendo a un producto de la misma calidad.

Gasport - Gasolineras Baratas es la primera App GRATUITA para localizar las gasolineras más cercanas con el carburante al mejor precio y pagar con el móvil en las estaciones de servicios (próximamente). Con Gasport, ahorrarás tiempo y dinero al llenar el depósito. Podrás ahorrar más de 250€/año desde hoy mismo repostando en las gasolineras españolas más económicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *